Después de afinar espere a que se sienta nuevamente seco y pase otra vez la esponja hasta terminar de quitar todos los granitos que quedan en la superficie, logrando un acabado liso al tacto.